Datos personales

Mi foto
Enfemera de la Universidad del Rosario de Bogotá-Colombia-Abogada de la Universidad Nacional de Colombia. Con formación postgradual en Gerencia de la Salud Pública,Instituciones Jurídico Laborales , Políticas Sociales con Enfasis en Salud y Docencia. He sido profesora de Etica y Bioética, FORMACION POLITICA en universidades como: Fundación Universitaria del Area Andina en Bogotá-Colombia; y me desempeñè como Enfermera HUS de Bogotá ; Conferencista en las áreas de Responsabilidad profesional, políticas de Salud y enfermería, Etica y Bioética, Derechos fundamentales, en especial derechos de los niños y niñas. Expresidenta del Consejo Técnico Nacional de Enfermería CTNE -período 2008-2010.Miembro de la Asociación Nacional de Enfermeras de Colombia ANEC.

miércoles, 1 de abril de 2015

LA MAGIA DEL “UNIFORME”: ¿SOMOS LO QUE VESTIMOS?

Una reflexión que invita a comprender el trasfondo que envuelve su magia, entendiendo por ello,  y aquí: el poder que, aparentemente, otorga este traje singular a quien lo porta.
Los uniformes son tan antiguos como la humanidad: el guerrero, el sacerdote, la enfermera, los médicos, unas profesiones más que otras se han distinguido por su indumentaria. ¿Sabe Usted el origen del uniforme en su profesión?  A mí, generalmente,  me lo recuerdan, y muy bien por ello, en las celebraciones del día de la enfermera, constituyendo esto un goce para la imaginación y la memoria.  

Pero algo va de la investidura al uniforme; en el último siglo el traje reglamentario cubre literalmente la mayoría de los campos de la sociedad. Hoy la gerencia moderna y los mercados lo justifican como parte de lo que llaman la imagen corporativa. Muchos argumentan que el uniforme es bueno porque estimula la sensación de pertenencia, ahorra el gasto de ropa y evita los desfiles de moda innecesarios, o des-estimula los sentidos y deseos.
¿Es la (o el) profesional la que lleva el uniforme o es el uniforme el que lleva al profesional? Como quien dice ¿el hábito hace al monje?  ya que también se corre el riesgo de que el uniforme se vuelva estigma, debilite la individualidad, facilite la manipulación política, pues una cosa es una comunidad de .., y otra cosa, y con el mayor respeto,  parecer un rebaño uniformado,  donde el efecto de péndulo puede ser devastador para una profesión.

Por otro lado, el uniforme puede ser un símbolo de estatus que estimula las ganas de trepar la escalera-por cierto sin escalafón-de algunas profesiones; quizá llevar un uniforme estimule la esperanza de recibir un trato más digno, acorde con, y sin duda alguna, habrá muchas personas que le agradecen lo que “tienen”, o quizá lo que “son?”  a este traje.

Todo esto está  bien, recuerdo que su debate en las profesiones no es nuevo, se reabre cíclicamente y en torno a él se manifiestan diversas posturas. Lo irreconciliable de las posiciones a favor y en contra, demuestra que el uniforme de las o los profesionales es mucho más que una manera de vestir, por su significado sicológico y social, produciendo ciertos sentimientos y comportamientos en aquel que lo viste y en aquellos que lo ven desde fuera. Puede  producir rechazo, admiración, disciplina, concentración, seguridad, falta de iniciativa... Depende de la percepción del sujeto. De todos modos, está claro que los uniformes nunca pasan desapercibidos en nuestra sociedad.

Es verdad, el uniforme es ropa. Pero es una ropa con personalidad propia. Que solo la llena el profesional que la porta, y la llena con los componentes que debe tener todo profesional: conocimiento, concepción y acción. De otra forma, el efecto del  péndulo, de que se habló anteriormente, sucede, o sucede.
  
¿Por qué vestimos uniformes? En mi modesta apreciación, el uniforme moderno o anticuado, sigue haciendo valer sus poderes, o por lo menos pretende lograrlo. Siempre me pregunté si ¿era posible desprenderme y no dejarme contagiar de la personalidad que desprende el uniforme? , y  la forma de hacer conciencia sobre esto , y sin  entrar en valoraciones sobre la estética, la decencia o que se yo, fue pensar sobre la representación de este traje y su consideración como “ropa de trabajo”. A propósito, pienso que  uno no puede ir con la misma ropa a la discoteca, al supermercado, o al trabajo, y aquí valido su propósito: elemento de protección, bio-seguridad y ocupacional para las profesiones de la salud.   

Por ello defiendo  los vestidores, los sitios donde guardar las pertenencias y ropa de calle, medidas  que se vulneran en las instituciones, en especial y voy a anotar algo que me parecía cruel, y pese a los convenios docentes-asistenciales, los estudiantes sin sitio donde dejar sus pesadas “maletas de saber” y menos cambiarse su ropa de calle.



Para terminar: Bueno, de alguna forma  parece que hoy con la moda vamos todos uniformados  lo que si se debe tener en cuenta es que la indumentaria externa vaya y venga, pero no hay que dejar uniformarse la cabeza. Considerando que la pregunta ¿somos lo que vestimos? no puede quedarse en el aire, y debemos responder a ella con nuestra competencia, acción y actitud como profesionales.   

domingo, 1 de marzo de 2015

LA DOBLE PRESENCIA - TRIPLE JORNADA DE LAS PROFESIONALES –“….HIJAS DE EVA”.

VA POR USTEDES, ¡MALABARISTAS DE LA VIDA!  


Pensar la “doble presencia-triple jornada” implica situarse en el contexto en que se desarrolla la división –social- sexual - del trabajo . Nuestra sociedad se caracteriza por la construcción social a partir del trabajo asalariado.
El siglo que vivimos, pese a las profundas transformaciones que alcanzan todos los niveles de la vida social, continúa marcando la  división trabajo-casa, heredada de la revolución industrial, infravalorando todo aquello que tenga que ver con la reproducción social,  obviando el trabajo de las  profesiones con adscripción social de género, tales como Enfermería, Trabajo Social, Terapias, Educación (por mencionar algunas).

En ese contexto, la participación de la mujer en el mercado laboral alcanza niveles superiores al 80% en América Latina, (entiéndase no en condiciones dignas de trabajo), y allí vamos medio locas en un circo de tres pistas. Cual domadoras de fieras, bailarinas, malabaristas... tratamos de que haya magia para que el espectáculo salga redondo, y el público nos aplauda, porque además este público sabe que si hay una profesional  de aquellas profesiones –desterradas hija de Eva- ,  las cosas saldrán mejor.

Porque no reconocerlo: Somos auténticas malabaristas , ¿pero a qué costo?. 

Las mujeres mantenemos gran parte de nuestra vida en movimiento; quizá dos trabajos, o una jornada extensa llevando papeles a la casa, estudio, familia; y cuando todas estas partes se encuentran en el aire, pensamos que tenemos el control. Sin embargo, no reparamos que puede suceder algo inesperado, algo puede romperse y entonces, comenzamos a preguntarnos ¿que salió mal? ¿Qué hace la profesión y las organizaciones por mí?  

Está documentado que la doble presencia tiene gran impacto en el sentido de vida y la salud de la mujer, y porque no decirlo en la construcción familiar .  Sin profundizar en los distintos estudios que analizan la distribución del tiempo de las mujeres  profesionales y la carga laboral,  tomo como referencia algunos datos aislados para recrear el problema : del estudio “Riesgo de salud en mujeres con múltiples roles” ( Viol Gómez 2009- Universidad de los Andes) , se infiere que el interés de algunas profesionales por asumir la doble presencia en los espacios y tiempos reproductivos y productivos  es la búsqueda de ascenso social. Un dato suelto- pero curioso- respecto a la situación económica familiar : “se puede afirmar que son las enfermeras las que más ahorran, con relación a otras profesionales. Siendo estas profesionales las que más cambian de instituciones laborales  y quienes presentan más enfermedades profesionales que no las reportan, pero si las sienten.".El registro ANEC reporta que el 73% de las profesionales de enfermería son cabeza de hogar.  
Las jornadas  laborales representan una fuerte carga simbólica para las profesionales: El auto-concepto de considerarse exitosa es proporcional al tiempo que dedican al trabajo, es el caso de quienes se dedican a Educación e Investigación.  Si a esto le sumamos los indicadores sociolaborales, tales como salario, contratos y precariedad laboral, etc, completaríamos el cuadro de este problema. 
Así,  ¿No estará faltando una mayor reflexión sobre estos asuntos que aparentemente son personales y privados pero que forman parte de la identidad social  de nuestras profesiones, que es un asunto público ?   Sin duda , aquí aparece lo político y lo económico. Como cierre  propongo  que debatamos estas situaciones preguntándonos:  
¿Cómo encontrar la unidad perdida entre producción y reproducción social?  
¿Cómo  organizar los tiempos, trabajos y modos de vida en búsqueda de equidad? 
Alguien  respondería “son preguntas difíciles”, señalando ,por mi parte, que el problema puede exceder los planteamientos profesionales y multidisciplinarios, exigiendo estrategias Estatales,  que unidas a la  autoconciencia de nuestra situación podamos lograr un buen vivir.

domingo, 1 de febrero de 2015

¿ADÓNDE VAN LOS VALORES DE SU PROFESIÓN?

“Necesitaban milagros: los hicieron” Voltaire.

Luego de retomar fuerzas, este año comenzamos con un tema complejo y sensible : ¿ADÓNDE VAN LOS VALORES DE SU PROFESIÓN ? esperando e invitándole a pensar que este tema si es de su incumbencia. El presente y futuro de una profesión no puede ser tarea de algunos.
Como ejercicio de imaginación,  me atrevo a interpelar pidiendo cuentas, o mejor, buscando su respuesta a algunas preguntas problematizadoras como:
1.  Cuáles son los puntos básicos para identificar la “ideología fundamental” de su profesión?
2.   ¿Qué valores no deben cambiar en la profesión y cuales deben fluir y para qué?
3.   Esfuércese por mirar cuales son los valores fundamentales, que pasan la prueba del tiempo, en la profesión y pregúntese ¿Si las circunstancias cambiaran y la/o lo  juzgaran por  mantener ese valor, aún así lo defendería, o lo defiende y cómo? o porque no lo hace?(cuéntenos)

¿Y qué pasa? Sin pretender respuestas definitivas a estas preguntas, podemos  constatar con manifestaciones ostensibles como: la indiferencia, apatía, omisión,  la inmediatez, el “todo vale”, individualismo, desinterés, incompetencia y  algunas expresiones como: “el no me toca, no es mi función, que jartera, ya vengo, no me pagan por eso, hay que esperar, es culpa del sistema, no se puede hacer nada, que algo está pasando con los valores; existiendo una verdadera dispersión de ellos dentro de una profesión , no siendo fácil agruparlos por categorías,  o encontrarlos con cierta estabilidad entre sus miembros.

Se percibe una tendencia a imaginar que es imposible ser buen profesional: con conocimiento, actitud y concepción en un modelo social-económico como el actual. Y aquello que llamamos ciencia, parece alejarse de la creatividad, de la sinceridad, de la coherencia entre el pensar y el actuar, profundizando el divorcio entre ciencia y humanidad. Por otra parte, suena a lenguaje de otra época hablar de una lógica de subordinación de los medios a los fines, y de estos a principios de valoración autónomos; de una lógica de maestros y discípulos, de la relación entre teoría y práctica, de la lógica de pensar en nosotros y todos.

Paradójicamente, hoy y mas que ayer se habla de ética, contando las profesiones con estructuras éticas; sin embargo, el tema de los valores sigue siendo problemático y sin mayores incidencias en el ejercicio profesional.

Como docente de esta asignatura observaba que la construcción de valores tiene, en gran medida, componentes de género: aquellos  piensan que es asunto de ellas , y ellas piensan que es asunto de las otras. Por otra parte, y cómo si se quisiera compensar la sensación de crisis , los discurso, las frases de cajón, los eslóganes institucionales , las misiones y visiones,  se llenan de referencias a la humanización, a las religiones, a los derechos humanos, pero la interiorización y  expresión de los valores no logra tampoco reflejarse en sus prácticas.
Posibilidades:  Quizá todo ello nos lleva desde ya a  evaluar la cuestión ética, señalando que es un problema social relativo a la expresión de los valores y su formación, y uno de los resultados de  la contradicción entre los modelos sociales y económicos vigentes, del contexto,  la cultura, y la historia.  Esto nos enseña que todos estamos en las manos de todos, y por tanto la educación constituye una herramienta para superar estas deficiencias. 

En este marco, y A PARTIR DE LOS VALORES, debemos prever el presente y futuro de las profesiones, teniendo claro la imagen objetivo que ilumine el proceso, invitándonos a contestar  ¿qué mundo nos gustaría vivir? ¿Cómo debe responder nuestra profesión para construir dicho mundo

Estoy segura, que todas y todos, independiente de nuestras concepciones, formaciones, ideologías ,  motivaciones, sensibilidades, emociones, imaginaríamos  un mundo equitativo, incluyente, sostenible, sustentable, sano, saludable, hermoso, amigable, productivo, compasivo, digno, responsable, amoroso, con oportunidades, es decir en pocas palabras  un mundo humano, más que humano.
Este mundo requiere re-descubrir personalmente y continuamente nuestro quehacer , nuestro comportamiento, nuestra conciencia, nuestro papel, nuestra historia ,  realizar la profesión como un acto de fe, que no es otra cosa que creer en lo que hacemos –profesar la profesión- .


El nuevo escenario: Con este simple análisis,  podemos derivar el doble compromiso que toma el escenario y el camino hacia dónde dirigir los valores personales, profesionales y sociales : la solidaridad y el vínculo social.

Sea cual sea a evolución de nuestra sociedad moderna, los modelos económicos, los modelos de salud-por hablar particularmente de mi profesión la Enfermería, el destino personal y colectivo, el Ethos que representa los valores, debe girar alrededor de ese compromiso. Su importancia pretende ante todo la permanencia de la ETICA  y se radica en la búsqueda y desarrollo personal y colectivo de los componentes de ese compromiso : responsabilidad, equidad, compañerismo, alianza, sensibilidad, formación, unidad, disciplina, organización, compasión, respeto, dignidad, participación, permitiendo que nuestros destinos personales encuentren espacios para la afirmación, sentido de la vida, la realización del propósito personal y profesional, esperando que esto tenga respuesta propositiva a la pregunta base de esta reflexión.  De esa forma, todos podemos ganar, de otra forma: todos habremos perdido.

lunes, 1 de diciembre de 2014

MITO-FABULA SOBRE EL CUIDADO: UN MITO DE CREACION


Que el amor, la felicidad y la paz que estamos celebrando y agradeciendo en estas fiestas, predominen aún más en la manifestación de nuestro Ser y Hacer en el Año 2015

Para esta época Navideña, queremos regalarte LA FABULA-MITO SOBRE EL CUIDADO, que algunos se la adscriben a Higinio, (Gaius Julios Hyginus hacia el 44 año A.C).Igualmente dejo a su consideración un decálogo de "Resoluciones facilitadoras" de este blog, para el año 2015. ¿Cuáles son las suyas?

“Un día cuando se disponía a atravesar un río, Cuidado se sintió inspirado al fijarse en un pedazo de barro.  Entonces maravillado comenzó a darle forma, cuando apareció Júpiter.
Cuidado pidió a Júpiter que le soplara con su espíritu, lo que éste hizo de buen agrado.
Cuidado quiso nombrar a su criatura pero Júpiter se lo prohibió, a menos que le llamara como él.
Esto suscitó una discusión entre Cuidado y Júpiter, el padre de los dioses.
En eso apareció Tierra, quien también quiso llamar a la criatura con su nombre pues ésta estaba hecha de su propia materia.
Ahora eran tres los envueltos en una discusión, de manera que pidieron a Saturno que actuara como árbitro. Este tomó la siguiente decisión que pareció justa.”
“Usted, Júpiter quien le otorgó el espíritu, recibirá de vuelta este espíritu cuando la criatura muera.
Usted, Tierra quien le otorgó el cuerpo, recibirá de vuelta la corporeidad de la criatura cuando esta muera.
Más usted, Cuidado, quien moldeó a la criatura, determinará cuales son los cuidados que debe recibir la criatura mientras ésta viva.
Una vez más comenzaron a discutir sobre el nombre de la criatura, cuando Saturno decidió que sería llamada hombre que se deriva de “humus” que quiere decir tierra fértil”
!FELIZ NAVIDAD!

Uno de los ávidos lectores de este blog me preguntó cuales serán las  “resoluciones facilitadoras” de este blog para el año 2015.  Mejor dicho…no se les pasa a los lectores ni una.
Bueno…es una pregunta justa que contestaré en forma muy resumida:
1)         Aseguraré que siga aprendiendo de las personas con quienes facilito un aprendizaje.
2)         Me reservo en este blog el derecho a opinar y a tener mis propias inconsistencias.
3)         Me prepararé día a día en los temas de Formación (profesiones), de Ética y de Política, velando por  la calidad de los escritos y de las ponencias donde las realice.
4)         Me recordaré que las perspectivas de las personas sobre los temas,  dependen del enfoque con que se abordan.
5)         Cuando me sienta tenso en un diálogo, comprobaré si las palabras de la otra persona son congruentes con su enfoque, lenguaje y quinesia…y revisaré en mí esos asuntos, continuamente.
6)         Me reconectaré con algunos estudiantes y colegas del pasado.
7)         Me cuestionaré acerca de mis propias  posiciones, acciones y “consejos”/ entendido como preguntas a otras personas.
8)         Afianzaré la acción propositiva ,especialmente, en los asuntos relacionados con la problemática de mi profesión
9)         Agilizaré la publicación del libro en edición sobre “FORMACION, ETICA, Y POLITICA: Un tejido hecho con “cuidado””.
10)     y la última: Escribiré  temas que a mis lectores les interesa y necesitan, tratando que  encuentren lo que quisieran decir, pero, a veces, no se atreven.

 ¡¡¡ FELIZ AÑO NUEVO 2015 !!!  Nos leemos en Febrero

sábado, 1 de noviembre de 2014

OBSERVA-ARTE, la magia para CUIDA-ARTE


En esta conversación quiero compartir algunas reflexiones surgidas al re-leer las “NOTAS SOBRE ENFERMERIA” de  Florance Nightingale, dentro del  círculo de lectura ANEC-CUIDA ANEC-LEE.

La magia de la observación  : Nightingale , hace más de 150 años, en su afán de reformar el estado de cosas respecto al cuidado y la enfermería, advertía que “la lección práctica más importante que puede darse a las enfermeras es enseñarles a observar”. 
Y recreando con  ejemplos, señalaba que a muchos profesionales del área de la salud les  faltaba  facultad imaginativa u observación: “muchas vidas podrían salvarse si se hiciera una distinción más minuciosa, porque los remedios son tan diversos como las causas”. ¿ Tiene esto vigencia?

El encanto de la observación inicia su proceso en la conciencia en aquello que llamamos "darse cuenta" y  así acceder a la realidad. Constituye el primer paso de todo curso cognitivo, pero  va mucho más allá de  una experiencia visual; incluye todas las percepciones sensoriales, interactuando y poniendo en marcha la tarea de comprender, explicar el mundo, sentir y emocionarse con la aprehensión de  la realidad, preparándose para la acción.

Y es que precisamente,  pensando CON  Nightingale,  la magia de  la relación entre el OBSERVA-ARTE con el  CUIDA-ARTE tiene como alcance  y grandeza la unión de  la mano, el gesto, la voz, el conocimiento , el sentimiento, y  la palabra hacia el logro del sentido y realización de la profundidad de la vida y de lo humano. El observar constituye un estricto ejercicio de capacidades, conocimientos, actitudes, sensibilidades, imaginaciones y control intelectivo,  y su magia nos seduce y convierte en gato, lince, águila, viento, música, genio,indispensables en el arte del CUIDADO.

La OBSERVACIÓN: construye PROFESIONALES con criterio. 

El documento síntesis: "ENFERMERÍA   DISCIPLINA SOCIAL Y PROFESIÓN LIBERAL" , de las Organizaciones de Enfermería de Colombia-2013, considera a la OBSERVACIÓN una de las competencias transversales que facilita las competencias del profesional de enfermería que señala la Ley 266 de 1996 y al respecto dice:

 sin observación no podría una enfermera analizar situaciones que requieren los planes, proyectos y programas de salud y cuidado. Esta competencia, permite dirigir el entendimiento por el camino que conduce a conocer e intervenir la realidad. Es uno de los elementos vitales para pensar y aplicar con claridad, facilidad y comprensión, llegando así a la construcción del diagnóstico de enfermería, la inferencia e interpretación y situar el plan de acción, fortaleciendo las competencias, en especial la relacionada con el ejercicio de las funciones de asistencia, docencia, administración. Desde lo Deontológico, es una herramienta muy práctica, porque permite cumplir con el deber objetivo del cuidado, despertando la sensibilidad, rigor, objetividad y solidez, pudiendo discernir entre lo esencial y lo accidental del  acto de cuidado de enfermería.  El profesional de enfermería competente es un observador que tiene en cuenta la individualidad, la integralidad, la dialogicidad, la calidad, la oportunidad, para llevar a cabo la continuidad del cuidado.”


En efecto.  El observa- arte, constituye una brújula que dirige nuestro propósito, y es parte de la historia profesional que conduce a la verdad. Como  competencia  debe desarrollarse desde la formación de pregrado y ejercitarse continuamente. Situaciones de orden legal  habían podido evitarse con una mayor observación. Observar es una cuestión de responsabilidad, de hacerse cargo.
Su fascinación  permite encontrarnos y encontrar la preciosidad y el oro del cuidado.  Como arte no fatiga, es una aplicación suave, amorosa, reposada, flexible, del conocimiento necesario para cuidar. Por último, la observación es contraria al mundo atolondrado y ensimismado que muchas veces rodea el ejercicio profesional; permite recordar que es indispensable no quitarle la raíz al corazón: revelar mediante el conocimiento el trasfondo significativo del paraqué y a quien se cuida. De esta forma el profesional de enfermería podrá llevará a cabo su obra: CUID-ARTE y CUID-DARTE. 

miércoles, 1 de octubre de 2014

“DETERIORO DE LAS CONDICIONES LABORALES DE LOS PROFESIONALES DE ENFERMERÍA" : NO AL TRABAJO PRECARIO.

¿Cómo han  cambiado las relaciones laborales en el campo de los servicios de salud y educación? ¿Qué implicaciones tiene el deterioro de las condiciones laborales en los y las enfermera(o)s  en el cuidado de la salud y como afecta este fenómeno en su calidad de vida y el desarrollo profesional?

Muchas preguntas frente al tema de Condiciones laborales de los profesionales de Enfermería. Una realidad sentida y evidente, cuyo deterioro grita a voces que necesita solución.

Según datos de la Asociación Nacional de Enfermeras de Colombia ANEC, estadísticas RUN (publicados revista ANEC No 78 julio 2014) el desempleo en enfermería en este país, se sitúa en la alarmante cifra del 40%. La modalidad por contratación flexible alcanza el 50% de los profesionales que trabajan, y el rango salarial va desde los 250 y 500 dólares (no va en pesos para ilustrar a los lectores no colombianos) en un 14%, y el 21 % alcanza los 1000 dólares. Si pasa de estos rubros Usted es privilegiado.

Pero estos datos deben mirarse a la luz de otros generales: el salario mínimo en Colombia se encuentra en 310 dólares y la canasta familiar profesional mensual (DANE 2014) fluye  entre 2.5 salarios mínimos es decir 775 dólares; a un profesional por modalidad flexible le descuentan más del 25% por seguridad social y otros rubros. ¿Le queda remanente para estudiar, prepararse, o viven del crédito?

Faltan  estudios, (por lo menos no los he encontrado) que documenten a profundidad el sub-empleo (trabajo a destajo, por horas etc ) y multi-empleo, ya que es un hecho notorio que algunos profesionales de enfermería trabajan en dos y tres cargos  para suplir el faltante de un salario; o ante  la contratación en docencia que solo se hace por  10 y 11 meses al año , todo esto es a costa de que haya desempleo para otros colegas, la calidad de cuidado, calidad de vida , y la calidad de educación.

El modelo neoliberal que impregnó el modelo de salud y educación, sigue dejando  una alta cifra de excluidos. Entre estos excluidos, lo digo sin temor,  se encuentran los profesionales de enfermería, quienes hoy ante la realidad de las condiciones laborales que viven: baja remuneración,sobrecarga de trabajo, turnos de 24 horas, no vacaciones, dos descansos mes,  funciones y competencias ajenas a su profesión, ven que cada día se mengua su dignidad y  valor como personas: principio y fin de toda empresa social como deben ser las empresas de salud y educación.

Recuerdo  cuando comenzó la Ley 100 de 1993 y su modelo de salud en Colombia, algunas colegas nos reparaban a quienes nos oponíamos a ella diciéndonos que nos faltaba astucia y cierta inteligencia para aprovechar la oportunidad que aparentemente ofrecía este modelo a la profesión.  
Personalmente, en esa discusión veía como el mercado al tomarse la prestación de servicios de salud y de educación, convertía a la profesión DE enfermería en un casino con una ambición sin límites por nuestro  salario y condiciones laborales. Dicho y hecho, inmediatamente ,  sobre todo en el sector público, se recortó gran parte de nuestras prestaciones sociales.   

¿Qué opinarán ahora las colegas cuando ven el desastre que ha dejado y sigue dejando este nefasto modelo de mercado?   

Pero lo que es peor, el capitalismo que favorece la concentración de riqueza  carece de rostro humano; las colegas que defendían el modelo creían que esto no era cierto, más  si las instituciones o sus servicios eran de propiedad o administradas por las mismas profesionales, llamándonos a aprender de otros profesionales de la salud que parecían muy astutos. 

La verdad casi siempre llega tarde: hoy es demostrable que esto no ha ocurrido. Es el caso de las SAS y Cooperativas de Trabajo Asociado que funcionan en Instituciones del Estado, cuyas propietarias son enfermeras allí también se explota a otras colegas, y se incumple la Ley. No sabría cómo se sienten sus propietarias o administradoras en ese rol explotador, ¿podrán conciliar el sueño cínicamente pensando en las ganancias, y haciendo negación del mal que han hecho a toda una sociedad y profesión?


Afrontar esta problemática  constituye un reto para los profesionales de enfermería. Al sistema legal vigente no le faltan normas para prohibir contratar a quien es “misional” por modalidad distinta a la laboral: Ley 1233 de 2008,  Ley  1429 de 2010,  Decreto 2025 de 2011, por mencionar algunas normas. Y una verdad de a puño es que los profesionales de enfermería son esenciales en los servicios de salud (pero tengamos cuidado no sea que ya nos estén remplazando por otros), ¿o Usted se imagina una institución de prestación de servicios de salud sin enfermeras?


Entonces con tantas normas ¿qué pasa que no se cumplen?  Muchos contestarán que  en países como el nuestro, las leyes  son  un saludo a la bandera.  Justamente es ahora o nunca  la oportunidad de hacerlas cumplir,  vencer el miedo, despertar la voluntad política,  e ir a la acción. Propongo:

Primero: Hacer valer la “Declaración del Consejo Técnico Nacional de Enfermería  “SOBRE EL DETERIORO DE LAS CONDICIONES LABORALES DEL PROFESIONAL DE ENFERMERIA EN COLOMBIA" de Mayo 20 de 2010, hagamos difusión, socialicemos y exijamos se reconozca y se cumpla, ya que el Gobierno Nacional en cabeza de la oficina de Talento Humano del Ministerio de Protección Social- hoy Ministerio de Salud, se comprometió con su firma en tal declaración. Igualmente, esta declaración debe ser conocida por el Ministerio de Trabajo.

Segundo: No podemos dejar que la vida se nos pase en la queja, sin hacer control social y hacer cumplir las normatividades señaladas y además las propias como son la Ley 266 de 1996 y la Ley 911 de 2004, en especial en su artículo 5º: Condiciones para el ejercicio de la enfermería.

Tercero: También es factible desarrollar tres tipos de salidas:  una gremial, para hacer control social y vigilar el cumplimiento de las normatividades, con la presentación de las acciones legales a que dé lugar;  todos y cada uno de los profesionales debemos fortalecer nuestras organizaciones perteneciendo y participando en ellas, compartir experiencias haciendo  “caminar la palabra”, cada caso mostrará el camino; es de anotar que este no es solo un problema de la organización gremial, el sector educativo tiene que aportar haciendo conciencia , reconociendo su cuota de responsabilidad  y propositivamente mirar y aportar al  problema como un camino con salida; otra social, porque enfermería no es el único sector de trabajadores que sufre  el flagelo de la flexibilidad , y por ello es necesario  hacer alianzas con otras víctimas de este atropello, no puede haber equidad social si el trabajo es precario ;  y la tercera salida : la  personal: cada profesional que sufre de esta exclusión, primero debe cumplir con la responsabilidad del artículo 5º de la ley 911 de 2004,  ya  antes señalado, en especial del parágrafo y luego atreverse a demandar y hacer valer su “contrato realidad”.  El código sustantivo del trabajo en su artículo 23, es más que claro sobre los elementos que configuran el contrato de trabajo: actividad personal, subordinación y retribución económica, resultando importante que si se conjugan estos elementos, la ley considerará que existe un contrato de trabajo, no obstante que entre las partes se haya firmado otro tipo de contrato, así que colegas vayan reuniendo las pruebas al respecto.

Estamos acostumbrados(as) a pensar que esto es ficción, y a apreciar que otros hagan la defensa de nuestros derechos. Si así seguimos , la problemática tomará más fuerza y  como dicen los expertos , o salimos adelante, o simplemente desapareceremos.  

Tómelo esto como un llamado a la acción.  Así Usted goce de las mejores prerrogativas, en cualquier espacio, cargo, o como se llame lo que Usted haga,  pero si es enfermera o enfermero recuerde: tiene el deber ético de velar por la profesión y por un NO AL TRABAJO PRECARIO.

martes, 2 de septiembre de 2014

EL “BUEN VIVIR”: la alternativa hacia una vida plena

VIDA PLENA EN COMPLEMENTARIEDAD

Se presenta  algunas ideas sobre la perspectiva de la política del “buen vivir” o “sumak kawsay”,  la alternativa hacia una vida plena.
Vivir bien es un  “diálogo con y desde nuestras culturas, es una concepción de vida, es una cultura de vida”; como impronta marca el camino de un nuevo pacto social y facilita la conformación de un ETHOS identatario, andino, inclusivo, diverso, singular.  Tiene directa relación con la naturaleza, es una propuesta/respuesta que contraviene paradigmas individualistas y trasciende a  la priorización de la vida, no solo de los seres humanos, sino de todos los seres vivos. El ser humano no es el centro de este enfoque, lo es la vida en sus múltiples expresiones.  Con el buen vivir , no solo se busca construir nueva sociedad, sino nueva vida , armónica, integral.

En esa perspectiva, como política pública, el  buen vivir es opuesta a las políticas  neoliberales de la década del noventa, rompiendo  con los postulados políticos sobre los que se han levantado nuestras sociedades, al construir un proyecto centrado en la comunidad, los territorios, la autonomía, y los procesos de relación.    

Surge como una  alternativa integral, de tinte latinoamericano, una propuesta al mundo, ante una profunda crisis civilizatoria que vivimos, que no solo es crisis económica, para refundar la convivencia humana.  Las acciones emergen desde una  plataforma  que recoge  una “serie de interacciones entre estado, mercado, sociedad y naturaleza” (Boff 2010) impulsando  la proyección y el pensamiento propio  ancestral , la cosmovisión y epistemología del sumak kawsay en su significado de vida plena.

Como visión del mundo, la vida plena conlleva la comprensión de la ciencia, el lugar del Estado, interpelando tanto a las formas de organización como al  concepto occidental de desarrollo, a  la forma de participación de los  habitantes de los territorios, y por esto se relaciona principalmente con la construcción de los asuntos centrales del poder.
En  esta visión convergen principalmente tres  campos de acción :  a) La naturaleza , entendida como un sujeto , por tanto como un ser vivo. Por eso se habla de los derechos de la pacha mama, en un mundo que es cíclico, donde todo es vida. B)El Estado pluricultural y pluriétnico, un Estado pluricéntrico que va de la mano con la descentralización, C)  unos seres humanos que se conciben seres sociales portadores de derechos, con concepción de otredad  y parte del cosmos.

Esta  alternativa requiere del principio de complementariedad, el cual garantiza la unidad a partir de la diferencia y singularidad y descansa sobre otros principios como: equilibrio, equidad, armonía, serenidad, convivencia, solidaridad, alteridad, verdad, honestidad, constancia, visión colectiva, sentido de unidad y participación. Con esta política, lo que se pone en juego no es solo una cuestión de justicia social sino de justicia histórica que reclama y propone la lucha constante por la igualdad.

La salud del buen vivir: En la pasada IX Conferencia de matronas y enfermeras de A.L, celebrada en Quito-Ecuador, la Mg Goretty Jácome, expuso en forma carismática y profunda los planteamientos en torno a la salud de los jóvenes en el buen vivir.
De ello quedó claro que,  la  salud en excelencia es material y espiritual. Su magnificencia y lo sublime se expresan en la armonía, en el equilibrio interno y externo de una comunidad; la perspectiva estratégica de la comunidad en armonía es alcanzar lo superior, y por tanto en esa perspectiva, el concepto de salud es eminentemente político y colectivo, donde el ser humano es una pieza de ese todo. Así,  la salud y la vida constituyen el destino común de la humanidad y una obligación innegociable.

La  concepción de vida y salud surge como una forma comunitaria, no solo como relación social,  sino como una profunda relación de vida (es válida la redundancia), emergiendo de la visión unitaria e integral del mundo, donde existe el reconocimiento de la interdependencia entre todo y todos.

Para saber que sentido tiene la salud, es básico comprender que los seres humanos compartimos un mismo horizonte, ante el cual debemos detenernos, pensar no en el yo, sino en el nosotros,  ver hacia atrás, porque allí radica ese horizonte, y  preguntarnos como nos sentimos, como estamos, dentro de una perspectiva espiral de tiempo/lugar: el mundo de arriba, el de abajo, el de afuera, el de adentro.


En mi entender, POR FIN, una alternativa con un paso adelante de  aquellos planteamientos  que  particularmente considero, a  veces, resultan odiosos, como los de calidad de vida, estilos de vida, que  esconden aspectos de una sociedad capitalista consumista, porque como alguien lo señala:  “El Vivir Bien no es lo mismo que vivir mejor, el vivir mejor es a costa del otro.”, y TAMBIEN PORQUE  la teoría del cuidado de los seres humanos unitarios, que  tanto me gusta,   encaja muy bien y es aplicable  con estos planteamientos. 

sábado, 2 de agosto de 2014

VERIFICACION ETICA: ¿ Y CÓMO? Del sueño a la ACCIÓN. (II)


¿CÓMO SABES QUE DIRECCIONAS Y LIDERAS DE UNA MANERA ÉTICA?  

 

“No basta que en la empresa actúes bien;  también  debes hacer el bien”
 Peter Drucker.

Continuando en el camino del ¿ Y CÓMO?  en su paso del sueño  a la acción, surge un aspecto ético y político que se resume así: ¿Cómo saber que se está dirigiendo y liderando de una manera ética?.


La Ética es uno de los asuntos prioritarios en el ejercicio profesional que debe ser atendido principalmente por los profesionales que ocupan cargos de dirección, quienes   , muchas veces,  son cuestionados porque en su toma de decisiones  ignoran y olvidan valores como la participación, la justicia, la equidad, el interés común, la autonomía  y los principios de la profesión, entre otros . 

En una democracia, la  competencia de dirección y gestión debe pasar  la prueba de "verificación ética" y ser parte de lo que se conoce como "rendición de cuentas"  .

Con base en el referente “El poder de la Gerencia Etica” de Norman Vincent Peale y Ken Blanchard  – la biblia de todo estudiante de gerencia que se respete- , se busca  construir una herramienta que nos permita avanzar en la respuesta al interrogante planteado.

El ejercicio está pensado para  quienes fungen cargos de dirección en la profesión de Enfermería, sin embargo es aplicable a los demás profesionales en otros espacios y de otras profesiones; señalando que el auto-examen ético de su actuar , debería formar parte de de las fases de los procesos cotidianos, por su contribución a la construcción colectiva de la democracia, la calidad del cuidado y la salud , y el reconocimiento social de la  profesión y los profesionales.

Los elementos de verificación son:  
¿Es Legal?  No se pregunte solo por las normas del País y las institucionales,  integre a estas las normas del ejercicio profesional  ¿Estaría violando alguna ley ?  ¿Conoce Usted las normas del ejercicio profesional?¿Va en contra de alguna política, principio y valor profesional? Pero recuerde que, algunas y algunos  profesionales   creen que esta es la única medida, y es donde se meten en grandes líos:  piensan que pueden hacer cualquier cosa con tal que sea “legal, pero no se preguntan si es ético,  y si la decisión es autónoma, vulnerando el interés común de la profesión. 
¿Es equilibrada?  La justicia es un principio de la Biioética que preserva los derechos fundamentales de todas las personas de una sociedad  ¿Es conveniente para todos los implicados no solo a corto plazo sino también a largo plazo? ¿Promueve la participación y las  relaciones ganar-ganar para la salud y la profesión,? ¿ Recuerda siempre y no niega con sus decisiones – el derecho al cuidado de la salud?  ¿Es justo para tu institución?  ¿Para tus colegas?  ¿Para tus reportes? ¿Para tu familia?  ¿Para  ti mismo/a?
¿La dirección que traza y la decisión que toma,  Como le hace  sentir consigo mismo/a? Esta es una pregunta muy crítica. ¿Se sentiría orgullosa de la decisión autónoma que tomó hoy? ¿En caso de que la judicializaran por tomar una decisión a favor del cuidado y la profesión, la defendería? ¿Se  sentiría bien si su  decisión u acción se hace pública, por ejemplo se publicara en el periódico, en una revista, etc? ¿Se sentiría bien si su  familia se entera de las decisiones que toma, o se disculparía cómodamente “lo que toca hacer por la familia?

Situarnos  en el camino del sueño a la acción, en el ¿COMO?  es avanzar en la dirección de  políticas, servicios, programas de salud y enfermería,   hacia la construcción del ideario de la profesión y el avance de su desarrollo en todos los aspectos: humanos, éticos, científicos, económicos, sociales, culturales. Bienvenidas sus propuestas y comentarios.