Datos personales

Mi foto
Enfemera de la Universidad del Rosario de Bogotá-Colombia-Abogada de la Universidad Nacional de Colombia. Con formación postgradual en Gerencia de la Salud Pública,Instituciones Jurídico Laborales , Políticas Sociales con Enfasis en Salud y Docencia. He sido profesora de Etica y Bioética, FORMACION POLITICA en universidades como: Fundación Universitaria del Area Andina en Bogotá-Colombia; y me desempeñè como Enfermera HUS de Bogotá ; Conferencista en las áreas de Responsabilidad profesional, políticas de Salud y enfermería, Etica y Bioética, Derechos fundamentales, en especial derechos de los niños y niñas. Expresidenta del Consejo Técnico Nacional de Enfermería CTNE -período 2008-2010.Miembro de la Asociación Nacional de Enfermeras de Colombia ANEC.

martes, 1 de abril de 2014

PRIMER EMPLEO: CARRERA DE OBSTÁCULOS


Llamado de advertencia: Para variar, en esta reflexión no agotamos el tema, el que tenga ojos que oiga.


Voces recogidas de los profesionales de enfermería, recién egresados, en relación con las expectativas de su primer empleo y las dificultades para conseguirlo, sirven de asidero firme a estas reflexiones.

No encontré estudios que documenten específicamente el  caso del primer empleo en la profesión de enfermería en Colombia. El DANE, solo ha reportado cifras globales: “en el 2013, la rama de actividad  que concentró el mayor número de ocupados jóvenes con primer empleo fue el  comercio, restaurantes y hoteles (29,1%).”  
En  todo caso, que bueno sería, y lo señalo desde ya,  que esto fuera objeto de investigación formal en la academia. Mientras tanto, la narrativa de quienes lo sufren,  muestra una situación que no da espera para ser visibilizada, calificándola, por mi parte, como una realidad que se calla y una carrera de obstáculos

Apagada la luz universitaria, reina la confusión en la penumbra de contextos inciertos como el de salud . Por eso, la  consecución del primer empleo  se asemeja a una carrera de obstáculos :
ü La documentación necesaria para comenzar a trabajar,  fácilmente puede llevar a un profesional de la salud entre 3 a 6 meses.
ü  El aparente filtro de calidad  del mercado laboral: : “se necesita profesional con experiencia de …”; el recién egresado,    o acude a una especie de corrupción moderada: palancas , mentiras piadosas en su hoja de vida, o  inicia deambulando por empleos “basura”, así se exponga por su mismo gremio, a la picota pública: “por ellos está mal la profesión”. Hemos olvidado que las trampas para conseguir un trabajo digno, están inscritas en el mismo sistema económico-laboral de mercado que se nutre en gran parte de la desesperación de los jóvenes.
ü  El desempleo del 38% en enfermería en los últimos cuatro años (Informe RUN -ANEC-septiembre 2013 ) es un indicador importante que merece estudiarse. 
ü  La profesión conoce el número de profesionales de enfermería en Colombia, más no cuenta con un estudio de cargos de enfermería,, censo necesario para conocer las tendencias, evaluar  y negociar las políticas de empleo,
ü  El período de inducción de cerca a 15 días,  en algunos casos, es un periodo de exclusión o mejor de explotación,  no es remunerado; su horario y carga de trabajo  varía respecto al resto de colegas, y  no es garantía para el enganche.Así sigue la cadena con otro y otros. Sin duda, una gran ganancia para las instituciones.
ü  El pago de su  mensualidad,  se hace a más de 2 y tres meses, generalmente son contratadas por modalidades tercerizadas, y la remuneración no alcanza los dos salarios mínimos mensuales..
ü  Lo más gravoso: el clima laboral para el joven en su primer empleo no es siempre el mejor. Celos profesionales, celos de algunos auxiliares de enfermería,  trampas que toman el matiz de  fallas éticas, no reconocimiento del conocimiento que han adquirido estos jóvenes en la universidad , situación  que , muchas veces, corroe el carácter de quien empieza en la profesión: “no quiero volver a vivir esto, en cuanto pueda me retiro de la profesión”, comentaba alguien.
ü  El documento de trabajo del Ministerio de Salud -2012 titulado “Caracterización laboral del Talento humano en salud de Colombia” mostró que el empleo en enfermería –tanto en docencia y asistencia-  se encuentra concentrado en un 27% en personas en edad de retiro, lo cual hace pensar: en el  relevo generacional.


LLAMADO A LA ACCIÓN:




Esta situación  sin precedentes puede tener efectos perjudiciales duraderos, que repercuten en la vocación,  colegaje, desinterés por el cuidado. No podemos dejar que esto eche raíces, se convierta en segunda naturaleza y consideremos que "eso siempre ha pasado" y por tanto debe seguir pasando.
Por lo señalado, y mucho más, es prioritario que el CTNE, complemente  la “Declaración sobre le deterioro de las condiciones laborales del Profesional de Enfermería en Colombia”, con un  adendo que lleve a  velar por un primer empleo digno. Mea culpa la omisión.  
v  Corresponde a las organizaciones de enfermería, el estudio crítico sobre  Ley del Primer empleo, https://ssl.gstatic.com/docs/doclist/images/icon_10_generic_list.png LEY DEL PRIMER EMPLEO.pdf o ley 1429 de 2010,  solicitar su aplicación indicando que a trabajo igual, salario igual, defendiendo el derecho al trabajo de los jóvenes. Se llama igualmente a  todos los profesionales de enfermería, a los interlocutores sociales a realizar CONTROL SOCIAL sobre el cumplimiento de  la mencionada ley  y  la forma como se está realizando este proceso; necesitando fortalecer las organizaciones, y como antes se anotó, realizar un CENSO DE CARGOS para documentar, negociar y evaluar las tendencias de empleo y condiciones de trabajo de los profesionales de enfermería.
v   Es responsabilidad de promover la calidad de vida laboral y un ejercicio  profesional inclusivo, solidario, armoniosa, comprensivo, socializando  las buenas prácticas  respecto del trabajo con  los recién egresados,  corresponde a todos los colegas, en especial a quienes dirigen y coordinan las instituciones, así se permitirá  retener la vocación de  los jóvenes  profesionales.  

La sociedad necesita del cuidado de enfermería. Se debe revertir la tendencia frente a la situación descrita. Si no se adoptan medidas inmediatas y enérgicas, la profesión se enfrentará al triste legado de una generación confundida (¿o  algo perdida?). Y esto no es justo con Mary, Juan, Yúlie, Ronald,  Camila, Angie-lina, , José, ni con todos los recién egresados que buscan abrirse camino , ni con nosotros, ni con nadie.

sábado, 1 de marzo de 2014

VIVIR SIN VIOLENCIAS

PREVENIR, , CASTIGAR , REPARAR  y PROTEGER de LAS VIOLENCIAS de GÉNERO y  CONTRA LA MUJER




Vivir sin violencias  no lo consigue ninguna ley. Lo consigue la sociedad . Pero el Estado y las instituciones tienen que ayudarle a acabar con todo tipo de violencias. Para prevenir, proteger, castigar y reparar las violencias de género y contra la mujer, como marco orientador de estas acciones ,  se expidió en Colombia la Ley 1257 de 2008.

 Ley_1257 de 2008-TEXTO.pdf

El problema de la violencia es un fenómeno que afecta a todas las personas y a la comunidad en general, sin embargo es uno de los problemas más dramáticos que afronta la mitad de la humanidad: las  mujeres. La dimensión del fenómeno debería considerarse, a mi entender, como un problema de Salud Pública, además de un asunto que afecta la paz, la seguridad y la convivencia ciudadana. 

En Colombia, Medicina Legal y la Consejería de Asuntos para la mujer reportaron  que entre el 2012 y 2013, se tuvo 65000 casos denunciados de violencias  contra las mujeres. La violencia de pareja es la principal causa de maltrato contra la mujer, el 88 % de los casos reportados se deben a este tipo de agresión. Los  altos índices de violencia hacen que Colombia ocupe  el tercer lugar en América en feminicidios:   Entre  el 2012 y 2013 ocurrieron 1316 homicidios contra las mujeres, siendo la población entre 25 y 29 años la que más casos presentó con 256 reportes.

La complejidad del problema exige avanzar en la prevención de las violencias, fortalecer los mecanismos de atención, protección y sanción de manera integral y efectiva  y constituye  una obligación constitucional y un imperativo ético del Estado Colombiano, las entidades territoriales,  las instituciones públicas y privadas,  las profesiones-especialmente las de la salud-, máxime cuando todas ellas están llamadas a garantizar a este grupo de la población el reconocimiento y goce pleno de sus derechos, especialmente el derecho a vivir una vida libre de violencias..  

El Estado colombiano ha ratificado importantes tratados de derechos humanos especialmente relacionados con la eliminación de todo tipo de discriminación y de violencias, y en  desarrollo de tales obligaciones internacionales, se expidió la Ley 1257 del 2008  que en su Artículo 2º define la  violencia contra la mujer, como cualquier  acción u omisión que le cause muerte, daño, sufrimiento físico, sexual, sicológico , económico y patrimonial por su condición de mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, bien sea en el ámbito público o en el privado.”
La violencia contra la mujer —muchas veces escondida bajo actos que se consideran “usuales”—  exige repensarla, trastocando creencias, mitos, hábitos y pensamientos que han llevado a considerar que es un problema doméstico y por tanto está en las mujeres evitarlo ya que esos  problemas “se arreglan en casa” porque “ella se lo buscó”, porque “algo habrá hecho”, ignorando una  realidad que se ubica entre las formas de discriminación, necesitando  de la intervención de la sociedad, el Estado y la Justicia.
Se propone desnaturalizar las violencias contra las mujeres no solo en la casa, escuela, trabajo, sino en los medios de comunicación y en el entorno social. Esto implica   un ejercicio permanente de debida diligencia, para proteger, atender, investigar, sancionar y reparar a la víctima,  tomando medidas en los distintos campos de actuación de todos y cada uno de los ciudadanos.

Dentro de las profesiones, este campo de acción debe ser asumido por los distintos sectores, principalmente por el sector educativo, el cual debe velar porque en el desarrollo de los currículos profesionales se realice un profundo análisis del problema y el marco normativo,  a fin de que se difunda, conozca, publicite y se haga de la exaltación de los derechos una realidad viable.

ACUARELA DE NANA MOUSKORI
En el campo de la salud y las profesiones bien puede evidenciarse en : Colas de espera, manejo de comentarios, lenguaje, distribución de espacios cuando una mujer se encuentra en estado de enfermedad,  discriminación entre los mismos profesionales y las profesiones por la condición de género, situación que en muchos casos depende de la actitud profesional.  ¿Cuánta reflexión debemos hacer  al respecto las profesiones de la salud, frente a aquello que,  a veces, nos parece normal?  Vivir sin violencias debería ser tema obligado de educación permanente por las profesiones, instituciones prestadoras de servicios de salud,  grupos de trabajo, seminarios etc, etc. 

Recordemos que la violencia contra la mujer no es solo física y que las  normatividades existentes constituyen, sin ninguna duda, un triunfo a nivel simbólico;  el poner una bandera de tolerancia  y pensamiento sobre la realidad de los derechos, donde nunca la había; es una actitud imperativa que debemos hacer realidad.

Al respecto felicito a  ANEC CUNDINAMARCA  ,y a las colegas interesadas en el tema, por la realización de  jornadas que han permitido  analizar aspectos de la violencia contra la mujer. Se anexa links para consultar la norma, y un documental NACER DE Jorge Caballero analizado en las jornadas desarrolladas por esta asociación.
 Ley_1257 de 2008-TEXTO.pdf
http://youtu.be/uxgpbCBQ2pw

sábado, 1 de febrero de 2014

¿Y DONDE ESTAN LOS LIDERES?: LA POLITICA PROFESION /VOCACION

"mujer en las nubes "
El lobo se vestía con piel de cordero y el rebaño consentía el engaño.” Mary Shelley

Dentro de la contienda electoral que viven países como Colombia, surgen cuestionamientos a la política  como profesión/vocación, indignación que se expresa, comúnmente,  en altos niveles de abstención y voto en blanco. Hoy los líderes  están llamados a  marcar una época, en un contexto de enormes desafíos, que lleve a reinventar la política, la otra política: aquella que muestre posibilidades reales de cambio.

En efecto, pensando CON Max Weber y su trabajo sobre la política como profesión/vocación,    podría considerarse que, muchas veces, razón les asiste a algunos ciudadanos que con desconfianza observan un proceso electoral –en general- carente de propuestas estructuradas, con metas precisas, roles, procedimientos y  prioridades bien definidos, y comprendidos , proceso que no muestra tampoco el  talante de un  líder asertivo y comprometido.
El oficio político sufre un punto de inflexión porque quizá  es interpretado y vivido existencial y biográficamente por algunos sujetos como una profesión “burocrática”, muy lucrativa por cierto;   o por otros, solo como una  “vocación” motivada por ideales, valores, normas de contenidos normativos que movilizan su subjetividad a una responsabilidad a favor del otro,  pero con falencias en su  contenido programático y en las acciones.  Cabe preguntarse ¿Cómo articular el objetivo substancial de la política con la vía de la profesión política? Aspecto nada fácil, nudo gordiano que nos sirve aquí  para aventurar ideas sueltas,  construir y de construir respuestas.
·        “Mandar obedeciendo”: El “potestas” o representante para el ejercicio del poder institucionalizado, debe comprender que solo es un delegado del  poder de la comunidad.   Mandar obedeciendo: toda una enseñanza sobre el deber del servicio como verdadera vocación. El que quiera ser autoridad, político, líder, gerente, etc,  hágase servidor. En ese ejercicio se cumple con vocación y compromiso con el objeto substancial de la política: el bien común y su justicia.
·        El ejercicio profesional de la política : como actividad humano social debe incluir la triada, que insistimos siempre en este blog para el ejercicio de toda profesión, conocimiento,  concepción y acción.  En la relación entre el conocimiento y el compromiso hay algo más que una posición, se trata de una  ética
·        La educación herramienta para elegir y ser elegido:  La educación se constituye en un esfuerzo para  instruir a los sujetos en el arte de usar su libertad de elección , proporciona a electores y candidatos un punto de referencia y reglas de conducta , pero sobre todo los valores que guían sus elecciones. He aquí la importancia de la formación política, hacia un nivel superior de la política:  la construcción de  un  estadista.
·        La oferta de transformaciones :  Sin una oferta seria que interprete la realidad, será imposible que los políticos logren movilizar a los ciudadanos. Los discursos no claros, o  con falsas promesas solo hacen daño.  Esta oferta deberá llenarse de contenido y  procesos que deje ver el diseño y el valor agregado que lo diferencia de otros en medio de las causas comunes. 
·         El liderazgo personal: Es necesario que se muestre y demuestre  cuando , como y que logros obtenidos son evidentes y dan cuenta del   liderazgo personal del que aspira a ser elegido, en tanto capacidad y valores que lo identifican como actor político determinado. Pueda ser que no tenga experiencia como líder en una contienda política, pero por la calidad y coherencia de sus contribuciones y acciones-tendencia y probabilidad – que haya realizado en cualquier otro campo, los conoceréis. Pero vamos a lo concreto.


·    El escepticismo político: gran reto para los líderes que aspiran a ser elegidos. No puede desecharse ni ser comprendido como una cuestión negativa o excusa de fracaso.  A mi entender, el escepticismo político constituye un nuevo sujeto social,  porque realiza, ante todo, una acción latente y sus proyectos van más allá del pesimismo, ya que  se comprometen con la desmitificación de la realidad. Es esta última la que lo impele a manifestarse, a procurarse conocimientos. Pese a que me gusta la formación política , aquí lo confieso, muchas veces me he identificado con el escepticismo político, encaminado a la duda y la  búsqueda, a la lucha por la argumentación (por cierto inconclusa) tanto como a esa desmitificación de la política en todos sus aspectos. Es necesario, por lo tanto, profundizar y descubrir la significación social del escéptico.

En todo, y en cualquier caso, el tema de  la política como profesión/vocación y su perspectiva de mejoría, resulta un aspecto complejo; nos encontramos cerca de las ventanas pero  parece que el sol se aleja. Estas  líneas constituyen una invitación para participar, tomar partido, elegir, comprometerse, deseando, en todo caso, a quienes aspiran a la política como  “potestas” ocupen su posición con vocación de servicio y  líderes de la colectividad, de forma que podamos encontrarlos y reconocerlos con y en sus acciones. Buen viento  y buena mar. 

sábado, 4 de enero de 2014

2014: DESIDERATA POR LAS PROFESIONES



DESIDERATA 2014 POR LAS PROFESIONES

Saludemos a un año nuevo y una nueva oportunidad para nosotros de hacer las cosas bien. (Oprah Winfrey)

El inicio de un nuevo año constituye una oportunidad para reflexionar sobre nuestros sueños, objetivos y retos. Seguramente, la desiderata 2014  para las profesiones puede volverse interminable, así que solo con las ganas, selecciono tres: 

Construye tus sueños, alcanza tus derechos: Que en este año los profesionales, las organizaciones, los estudiantes, los docentes, los sujetos de cuidado  no permitamos, ni nos permitamos  más excusas para alcanzar nuestros derechos.

En tiempos impredecibles, azarosos,  y de alta polarización,  una constante permite convocarnos y unificar nuestras diferencias:  nuestros derechos. Nadie podría sustraerse o pensar que no los tenemos, o que debemos cederlos, sin existir excusas para la postergación de sus logros.

Podríamos desear para este año, que las organizaciones de profesionales- permitan que los profesionales se reconcilien con sus sueños. Es hora de escuchar, opinar, participar, conversar, desempolvar documentos sobre los problemas concretos de profesiones como enfermería, mostrando capacidad de respuesta a esas inquietudes.

En consonancia con esto, para encontrar respuestas sobre las  dificultades que hoy aquejan a todos y cada uno de los miembros de una profesión, deben comenzar enamorándolos de la ideología fundamental de cada organización. La atención que las organizaciones presten a los problemas de sus miembros, debe permitir que estos sientan que el empuje para encontrar respuestas  son  un canto de esperanza; esto permitirá afianzar la  confianza y credibilidad en los recursos y potencialidades  de las organizaciones, mostrando que impulsan  unidad, poder y capacidad para movilizar recursos que permitan efectuar fines colectivos de la profesión. Al respecto, se sueña que es necesario superar la tendencia , a veces, de no mirar los árboles: que el bosque no oculte a los árboles.

Igualmente, se espera que las organizaciones den a conocer sus planes de acción (derecho a la publicidad) en pro de la profesión, que den a conocer lo que debe esperarse de  ellas, de los resultados funcionales positivos o no (derecho a la rendición de cuentas); esto  nos permitirá tomar, de parte y parte, conciencia y comprensión de la acción y capacidad de los líderes, de los obstáculos que coloca el contexto, facilitando una nueva cultura de consecuencias y  ética de responsabilidades hacia el desarrollo profesional.

Por otra parte,  se espera que los profesionales desplieguen todo su  potencial para que defiendan sus sueños-digo derechos- en el campo laboral, económico, imagen social, reconocimiento, visibilidad, nadie puede sustraerse de su responsabilidad de defender lo suyo,  documentando sus propuestas. Si no construimos nuestros sueños   alguien,  en este año, estará interesado en confundir nuestros sueños y postergarlos .

Reconstruye tu memoria: En este nuevo año, todos y cada uno de los profesionales, deberíamos comenzar, en especial en la docencia, fortaleciendo el conocimiento de la historia de la profesión, todo esto en busca de sentido de lo que hacemos y hacia un mejor presente. El que no reconoce su pasado no tendrá futuro. Una de las falencias de las nuevas generaciones es ignorar, o conocer a medias, que las profesiones (hablo por Enfermería) han tenido épocas de oro que marcan optimismo y dan cuenta de sus capacidades. Creer solo en el presente inmediato lleva,  en mi entender  , a un pesimismo enfermizo, deterioro y pérdida de vocación y aprecio por los valores profesionales  que han contribuido al desarrollo de la sociedad, el país, la salud y las personas. Señalo que para lograr un mejor futuro se necesita arriesgar, muchas veces  el presente, recordando el pasado. Desde  mi experiencia profesional, puedo afirmar  que asumir la posición  de la verdad y defensa de los problemas de una profesión, no siempre es un jardín de rosas, se necesita resistir presiones de censura, pero son los principios profesionales, la Etica  y  el compromiso histórico con la profesión  los que permiten salir adelante.

Prométete aprender, oblígate a actuar. Sabemos que las acciones hablan más duro que las palabras. Y un profesional es tal, si posee conocimiento, concepción y acción. Entonces reflexionemos que estamos en medio de un proceso de cambio, que necesita de nuestras acciones, y por tanto de saberes que nos lleven a pensar si: ¿La formación de los profesionales alcanza un nivel de logros satisfactorios que dé respuesta a su compromiso social? ¿La educación que recibe un profesional aporta al logro de una mejor sociedad y a un ejercicio profesional digno y justo?  Sus  respuestas requieren del compromiso que comienza por entender la necesidad de fortalecer los espacios de formación, sus recursos, currículos y condiciones de trabajo de los docentes. 

En este campo necesitamos fortalecer la formación de los pregrados y desentrañar las falencias de la calidad de los postrados y la oferta de educación continua. Estos problemas no son secundarios y su importancia no debería ser subestimada. La realidad es grande: no  existe escalafón profesional , no reconocimiento, no ubicación en su campo de saber y la recuperación de la  inversión económica sigue siendo una utopía. Ante lo aciago de esta realidad, el reto atraviesa la necesidad de estimular alianzas, superando dicotomías, abriendo perspectivas para que exista una mayor articulación entre la “teoría  y la “práctica”, entre las organizaciones y sectores, proponiendo, trabajando y reformulando constantemente las propuestas. Un sueño al respecto , es la necesidad de afianzar estrategias de acción específicas para consolidar  la formación en Etica y Política, no rezagándolas  como asignaturas transversales o de libre  elección,  bajo la falsa conciencia, que estas son habilidades innatas.

No nos digamos mentiras este año, las barreras del pleno acceso a la  participación de los profesionales, las falencias en las organizaciones, la pérdida o des-humanización de sus prácticas, tienen un comienzo que me atrevo a señalar como discusión: las limitaciones en el aprendizaje. El 2014  debería ser el año de la  educación para una mayor participación  y compromiso como profesionales, ciudadanos, personas, trabajadores y género.


Finalmente: Que cada uno de los lectores haga la lista de sus deseos para el 2014, deseando para Colombia que de las cenizas de más de 50 años de violencia, renazca un mañana con  una paz sostenible; que el sistema de salud  sea un culto a la justicia;  que la educación sea de verdad el motor del desarrollo profesional; que renovemos como profesionales la esperanza en nosotros mismos y creamos en lo que hacemos, a fin de no sucumbir en la desesperanza: enfermedad fatal para el alma de la sociedad, el país, la salud y las personas. 

martes, 3 de diciembre de 2013

LA ATENCIÓN DE LA SALUD ¿UN DERECHO CON MÍNIMA DECENCIA?


          
    
        El asunto es que la salud no es un negocio, la pregunta es ¿cómo hacemos compatible el negocio con el bienestar general?” (Ministro de salud de Colombia- Diciembre 2013-).

Si la atención de la salud es un derecho reconocido internacionalmente, ¿Porqué las orientaciones políticas, desde las propuestas neoliberales que inspiran hoy la acción de los Estados y las normatividades legales,  buscan restringirlo en su alcance y contenido? ¿Cuál es el anclaje ideológico que soporta a  dichas orientaciones? ¿La atención de la salud se debe dar a todos por igual, o más al que la necesite?

Muchos gobernantes y políticos de hoy, consideran que no es posible hacer lugar a todas las demandas relacionadas con la salud, afirman que no existe en el mundo sistema ideal de salud,  y por tanto, universalizar este derecho es impracticable por los costos, especialmente  en países como los de América Latina.
Se hace necesario por ello, encontrar fundamentos que  den respuesta a esos interrogantes y controviertan estos supuestos, toda vez que dentro de ellos subyacen intereses particulares económicos del capital, que llevan al desconocimiento de la legitimidad de derechos universales que,  como la salud, preservan el interés común de una población.  

A riesgo de incurrir en simplificaciones, con el fin de contribuir a la comprensión de ese problema, se delineará, solamente, una de las tesis en la que se soportan los supuestos anotados.

La tesis del “decent minimun”

Colombia es uno de los países que desde los años 90 sufre una ruta legislativa en torno a la atención de la salud ,discusión espinosa que es revivida porque en el Congreso de la República cursa hoy una nueva reforma, inspirada, a mi entender, por una tesis cuya tendencia facilita la restricción de este derecho.   
Pese a que el  concepto de derecho a la salud posee relevancia teórica y empírica considerable, siempre se ha conectado con los problemas nucleares de la justicia distributiva sanitaria. Es decir,  tiene conexión con algunos aspectos complejos de determinar objetivamente como son: que debe entenderse por necesidades en salud, cuales son los criterios para definir prioridades, cual es  el peso específico de la atención de la salud y otros bienes básicos, cuales son las formas y tipos de soluciones, que actores participan de esta justicia.     
Para definir estos aspectos, por la implicación económica que esto conlleva, el pensamiento liberal se ha soportado alrededor de un referente filosófico tradicional (Stuart Mill) : la tesis del “decent minimun”; cuestión no trivial  y compleja que parte de presupuestos parciales , o relativos para  entender la justicia, los bienes básicos  y la distribución de los recursos. Se fundamenta en  el principio de autonomía , toda vez que, considera valiosa la libre elección individual de las personas , frente a la cual el Estado y los individuos no deben interferir con esa elección.

Bajo esa concepción , la salud es considerada un estado de libre elección de las personas En el curso del desarrollo teórico de este principio, algunos pensadores liberales (Sade- Nozick) consideran que el reclamo hacia los bienes y servicios de terceros , constituye una lesión de la autonomía.  Esta tesis defiende el Estado mínimo, considerando que este es el único que puede legitimar el derecho a no interferir; al no establecer ninguna pauta, fuera del mercado libre, para regular los bienes sociales. La función del Estado es velar por el cumplimiento de los derechos derivados del principio de justicia.

Quizá por esto, esta tesis no riñe con el Estado moderno  sino que se casa con su ostentación de dar mayor confianza a la viabilidad del sistema democrático  que opera como régimen posible y deseable para  organizar la convivencia; una convivencia que, de pronto, acepta conciliar con los intereses económicos de quienes detentan el capital.

El cuidado de la salud, dentro de esta tesis no se interpreta como un derecho, sino como un servicio, provisto por quienes desean hacerlo. La salud  se convierte entonces en un bien de consumo que debe ser regulado por el mercado libre: oferta y demanda de servicios.

Con estos presupuestos, y también pese a ellos, otros pensadores como Charles Fried, defiende esta tesis,  cuya obligación recae sobre el conjunto de la sociedad. Su propuesta conecta los derechos y deberes con la idea de humanidad, la cual se materializa en los frutos que producen las comunidades y que son manifestaciones de nuestra interdependencia: la lengua, cultura, los productos del trabajo. De ahí se infiere el derecho a compartir equitativamente los limitados recursos de la sociedad. Ahora bien,  no cualquier fin que nos propongamos da lugar a demandas legítimas. El piensa que las necesidades humanas son voraces y que pueden implicar demandas excesivas hacia los otros, además estos bienes que constituyen derechos no deben intervenir en el concepto de autonomía , es decir solo se tienen que compartir los  bienes sociales objetivos: defensa nacional, policía, poder judicial, educación y salud básicas.

De todo esto se deriva un derecho principal, el de compartir equitativamente los bienes que la comunidad produce, dentro de lo cual se encuentra el  mínimo decente a la atención en salud,  cuyo correlato en términos de obligación le corresponde al Estado. (El POS en Colombia) Los servicios que superen los límites de ese mínimo deben quedar librados al juego del mercado.

Fried reconoce que en esta propuesta los pobres tendrán una atención más deficitaria que los ricos, y por ello quienes aplican esta teoría , comprenden que debe “focalizarse” esa atención por parte del Estado, (Régimen Subsidiado) a fin de no desigualar la balanza y para que la salud así sea un culto a la justicia.

Por otra parte,  otros pensadores liberales  (Green-) ablandan la tesis aproximándose a la concepción de la salud como derecho. Con base en la tarea que le corresponde a la justicia de determinar el peso relativo de la salud frente a otros bienes básicos, encuentran que pese a lo problemático de definir los límites de las necesidades reales de las personas, salomónicamente se debe  incluir la salud dentro de la noción de beneficencia, y aún más , algunos consideran que bien puede no depender de la  buena voluntad  del Estado y la sociedad, sino que el primero tiene la obligación de garantizar los bienes primarios de sus ciudadanos.

Estas posiciones plantean acordar entre todos un derecho igualitario, esto es, un sistema de cobertura y accesibilidad para todos, ya que sin salud ninguna persona podría elegir su libertad. La protección del derecho debe darse así basada en la igualdad de oportunidades, de forma que esto permitiría no discriminar por razones de situación económica.

Finalmente :  Descartar de tajo esta y otras tesis que anclan la ideología de los sistemas de salud imperantes, la forma como están regulados y normatizados  , no es cuestión de momento.

Significa un proceso que permita ir develando el aura de misterio que los rodea. En efecto, las acciones en salud implican gasto y muchas veces desgaste en las esferas de lo material no solo sobre los gobiernos, sino sobre todo para la población. Sin embargo  también es cierto que estas tesis , como la dibujada,  no representan un buen punto de partida que demuestre mejores acciones de salud y bienestar para la población, incluso, rebasando situaciones que otra hora ya había sido superadas. Humildemente los gobiernos, la sociedad , los gremios deben reconocer que las tesis han fallado, que es necesario plantear nuevas concepciones, construir supuestos, aventurar hipótesis hacia un acceso igualitario destinado a garantizar a todos los miembros de la sociedad iguales posibilidades de alcanzar una capacidad madura para hacer uso de sus derechos y argumentar sus demandas. Es desde ahí donde desprende el derecho a la salud.

La defensa de un derecho igualitario a la salud implica apartarlo de los valores del mercado pero también el éxito depende de la posibilidad de contar con un criterio justificado que ponga de manifiesto que todos los derechos requieren de una  acción positiva de los gobiernos (gasto público incluido), y por consiguiente todos los derechos son económicos y sociales, y están más allá de lo mínimo decente, es de anotar que antes del mínimo, o al caerse este –desde la física-  se llega a la “nada”.

Fundamentalmente, creo y por ello lo expreso, que las salidas a encontrar deben ser trabajadas con fundamentos en los principios del  enfoque de derechos, las propuestas para el desarrollo humano que provienen de tesis sobre necesidades y capacidades de Amartya Sen, Nussbaum, Manfred Max Neef, lo cual permitirá argumentar y reconstruir un marco normativo que dé respuesta a tanta desesperanza en el campo de la salud.


A los amigos del blog, agradezco su  confianza y fidelidad durante el año que termina, deseándoles mejor  futuro para el 2014 ,  en lo personal, profesional, trabajo, género y ciudadanía.  ¡Buenas fiestas.! 

viernes, 1 de noviembre de 2013

MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES… MEJOR …POCO LIDERAZGO



"El precio de cualquier cosa es la cantidad de vida que intercambias por ella."

—  Henry David Thoreau



Me permito compartir con Ustedes, la experiencia de confrontar los contenidos de un libro con la observación, tratando de sintetizar seis personajes -de pocas nueces-  y buscándoles soluciones, que sin duda alguna, Ustedes enriquecerán con sus comentarios. 

Señala Liz Wiseman en su libro "Multiplicadores": "muchos líderes desarrollan una productividad individual que termina perjudicando la productividad y el desarrollo de su colectividad ", en el entendido que esto sucede cuando el o la líder estrella opaca a los demás, reduciendo la  efectividad de los miembros de un grupo. 

EL GENIO:  Esta es la persona que tiene la mejor de las buenas ideas para toda situación y necesidad, y siempre quiere imponerla, hasta el punto en que sus colegas dejan de contribuir con sus ideas.  SOLUCIÓN: el Genio puede aprender a hacer preguntas, pedir opiniones de otros, solicitar pros y contras de sus propias ideas y las de otras personas, y no quedarse solo en el discurso pasando a la acción para validar sus ideas.

LA INTENSA:  Esta es la persona que no sabe dónde está su interruptor de “off” y nunca aprendió que del afán sólo queda el cansancio. Es admirable tener una pasión, dedicación y motivación por el trabajo; lo que agota a los demás es la creencia que todos y todas deben vivir al mismo ritmo, el cual termina en “burn-out”.  SOLUCION:  La Intensa puede aprender a priorizar y reservar su energía para las iniciativas más estratégicas , no desgastarse en situaciones que otros pueden hacerlas, aprender a desprenderse y vivir otras situaciones que requieren de sus capacidades .

EL DELANTERO:  Este líder ha asumido la responsabilidad de fijar un paso acelerado para mantenerse adelante , para que todos lo miren como ejemplo, una función clave del liderazgo. Sin embargo, cuando ese paso o meta no esté al alcance de lograr,  forza  a los demás a abandonar la carrera antes de iniciarla.
SOLUCIÓN: El Delantero debe aprender a no salir siempre en la foto, a escuchar a otros, abrir su mente y estudiar soluciones, a interesarse en el  problema de todos; nada pierde con esto y mucho gana; debe creer en las capacidades de los demás. Con toda seguridad, no solamente la organización logrará  más como colectividad, sino también se aumenta la auto-estima y motivación da cada integrante del equipo o colectivo , buscando  que los que no lo conforman quieran llegar a dicha organización. No siempre se puede vivir de delantero, la vida es cíclica y por tanto debe hacerse el duelo cuando se pierden posiciones.

LA SALVADORA o EL SALVADOR: Los líderes, como todos los demás mortales, queremos sentir que somos importantes para los demás.  Desafortunadamente, para hacerlo muchos deciden “rescatar” o “alcahuetear” al colega y sentirse que son ellos los que tienen la respuesta al "emproblemado" que no sabe ni donde está ni para donde va. SOLUCION: La Salvadora o el salvador puede aprender, por el bien de todos, que   debe  ayudar a otros sólo cuando ellos no estén en condición de cumplir, pero no prestar ayuda cuando vé que a ella o a él le conviene.

EL BOMBERO: Este líder disminuye el rendimiento de su equipo cuando la mayoría de su tiempo se dedica a apagar los incendios. Este no conoce soluciones concretas a mediano y largo plazo, y por ello, distiende los análisis hacia lo general de las situaciones; no mira el árbol sino que hace que se pierda dentro del bosque. Este líder siente que trabaja porque apaga el incendio, y claro , por supuesto , las organizaciones también necesitan de bomberos. SOLUCIÓN:  El Bombero puede aprender a consultar a su equipo para acordar juntos una solución sostenible, ante todo debe arriesgar soluciones para no apagar abruptamente el incendio, ya que muchas veces, algunos apagones profundizan el problema o lo hacen mayor.

EL Y LA OPTIMISTA CIEGA: Una actitud positiva es esencial en un buen líder.  Sin embargo, si esta líder se pone de “pomponera positivista” mientras ignora o trata de ignorar las realidades y retos reales de una situación.  Es por demás idealista,  si bien reconoce por igual lo positivo de las situaciones y de las personas, tanto como las oportunidades para mejorar, esconde lo negativo porque teme  desanimar a los miembros del equipo. SOLUCIÓN:  El o la Optimista Ciega puede aprender a reconocer las duras realidades y crear espacios para procesar los errores y los importantes aprendizajes que pueden resultar de ellos y de  esa dura realidad.


Conclusión: Vaya que el  liderazgo es un tema ético y  político complejo, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, no siempre estas características se dan solas, pero ante todo….que la productividad del líder no debe restar  productividad a la organización .

Existe un tipo de personaje que Wiseman no menciona, cuyas características transforman positivamente el enunciado de este artículo y las características de los personajes, aquel que no hace ruido , pero si muchas nueces: El LIDERAZGO SILENCIOSO.

martes, 1 de octubre de 2013

NEGOCIACION: COMPETENCIA PARA PENSAR y SITUAR EL EJERCICIO PROFESIONAL


En su última fase,  año 2013, formé parte del  grupo convocado para la construcción del documento “Enfermería disciplina social y profesión liberal: desarrollo de las competencias del profesional de enfermería”. 
Desarollo de las competencias del Profesional de Enfermería.pdf

Por esto, quiero plantear aquí algunas reflexiones personales a favor de la negociación considerada como, dentro de dicho documento, una de las competencias transversales del ejercicio del profesional de enfermería, necesaria para llevar a cabo las competencias  establecidas por el artículo 17 de la Ley 266 de 1996, o Ley que regula el ejercicio de la profesión de enfermería en Colombia.
 
Competencias transversales: herramientas que facilitan las competencias profesionales

Hablar de las competencias de los profesionales de enfermería es aventurarse en un terreno sinuoso; más aún, y tal como lo señala el  mencionado documento, si casi siempre son interpeladas por intereses diversos:  de otras disciplinas,  de los actores de la misma disciplina,  y los intríngulis del mercado laboral y de la salud.

Con el lente del enfoque de derechos, la construcción del concepto de competencias, adquiere una  acepción que se aproxima a uno de sus sentidos originales:  convenio, cooperación, empoderamiento , reunión de atributos. En su etimología el término competencia tiene su origen en el prefijo COM, latín CUM, que significa “reunión, cooperación, (www.RAE.es)

Bajo la consideración de Enfermería como disciplina social, las competencias profesionales son pensadas CON una visión humanista, de futuro, integradora, histórica y social, que se compadece con la naturaleza de esta  profesión (artículo 3 Ley 266 de 1996).

Desde la mirada sistémica que las inspiró, las competencias señaladas por la Ley 266 de 1996 deben comprenderse como “el todo es mayor que la suma de sus partes”. En ese sentido, son irreductibles,  NO transigibles, integradoras de las dimensiones: personal, social y disciplinar, necesitando para su logro de : recursos, condiciones y herramientas o estrategias, connotación que se da a las competencias transversales.

El concepto de lo transversal comporta una complejidad de contenidos, ideología e intenciones, pero en todo caso, su misión es actuar como eje organizador y en función de la finalidad de lo principal, actuando , en este caso,  como facilitador  tanto del  bloque de competencias profesionales, como del Ethos y perfil de la enfermera/o.

ALTOS DESAFÍOS  La práctica del cuidado  y el ejercicio de las competencias de enfermería  no se ejercen en solitario. Son tan importantes los sujetos de cuidado, al igual que el  COMO, el CON QUIEN , el PARA QUÉ y DONDE .

El ejercicio de las competencias profesionales, no es un asunto de aplicación de  lo instrumental; necesita  de conocimiento, concepción y acción para sortear escollos, negociar recursos, espacios, tiempos  y  condiciones y poder así asumir la dirección, gestión y ejecución del cuidado de la vida y salud, la participación y dirección de políticas de salud y enfermería, el trabajo interdisciplinario y en equipo, la adopción de estándares de cuidado, (art 17 ley 266 de 1996).

Para eso se necesita trascender al campo de las interacciones sociales, porque  en los procesos de toma de decisiones, además de las exigencias propias del campo profesional, operan las exigencias del Ethos moderno, respecto del trato con los otros. Acorde con el  imperativo kantiano,  no puede eludirse que el otro es un fin en sí mismo,  un ser autónomo, legítimo, que tiene el derecho y el deber de entrar libremente al campo de la interacción, y como tal, necesita de convicción para consentir dicha entrada. Es decir, la negociación es una herramienta para pensar el cuidado y la profesión con y frente a otro/s y otra/s

Por todo esto, la Negociación ES UNA  COMPETENCIA PARA ALTOS DESAFÍOS  que debe formar parte de los currículos de  formación de pregrado de todo profesional, particularmente , y a mi entender , por la limitante histórica y cultural de la profesión . Como estrategia para lograr las competencias profesionales, constituye una dirección analítica de la  práctica,  tiene sustento teórico, método, y se materializa en unos momentos,  involucrando el conocimiento del contexto en que se realizan las competencias a fin de cumplir con el  propósito o fin social de la profesión. 

En mi experiencia profesional  he encontrado  que desarrollar la voluntad individual  y empoderarse ,  es solo un primer paso para ponerse en camino hacia el cumplimiento de las competencias; pues dados los obstáculos que existen en los espacios de interacciones del ejercicio profesional,  él solo liderazgo resulta insuficiente.

Consideración final: Algunos profesionales de enfermería vienen postergando el cumplimiento  de sus competencias por considerarlas una empinada montaña. Si bien, las transformaciones en lo social, en lo educativo y en el sector de la salud provocan alteraciones en el ejercicio profesional, también es cierto que, nos pasamos acomodándonos y dándole vueltas a cosas que a veces no comenzamos. 
Es de anotar que , después de la expedición de la ley 266 de 1996 se han hecho varios intentos para ignorar las competencias profesionales e implementar a cambio las laborales, casi todos sin sustento legal y fáctico, desconociendo el principio del derecho: “las cosas se deshacen como se hacen”. En conclusión: No podemos permitir que nos nivelen  por lo bajo.

Podríamos a cambio, acumular y transferir  conocimientos, vivencias e historias de nuestras peripecias profesionales como escaladores en tales montañas. Considero que si se asume la negociación ,  MENOS ENCUMBRADAS  nos parecerán las competencias de la Ley 266 de 1996 y MÁS AIRE PODRÍAMOS ALBERGAR EN NUESTRO ESPÍRITU. Así todos ganaremos, de otra forma.... ¿Qué pasará con la profesión?